Empezando con Rust

etiquetas: programación, rust

Debo reconocer que me aburre el enfoque habitual con el que se intenta enseñar un lenguaje de programación. Comprendo que de alguna forma hay que presentar sus elementos y características, pero cuando uno está familiarizado con el paradigma que utiliza, es tedioso enfrentarse a explicaciones interminables de conceptos ya conocidos. Y no me entendáis mal, no es que descarte por completo ese modo de enseñar: es solo que no presto la misma atención que cuando estaba comenzando.

fn main() {
    println!("Hello, World!");
}
Siguiendo la tradición.

Igual que no aprendí a conducir viendo cómo lo hacían los demás, a programar tampoco lo hice así. Y aunque evidentemente el código de otras personas me ayudó mucho al principio, fue desarrollar mis propios proyectos lo que me puso en la buena dirección.

«Neo, tarde o temprano entenderás igual que yo, que existe diferencia entre conocer el camino y andar el camino.»

The Matrix, 1999

Por eso, cuando quiero aprender un nuevo lenguaje, lo que hago es plantear algún problema y escribir un programa que lo solucione. Es una vez finalizado cuando estudio con calma la documentación, y todas aquellas características que no tuve necesidad de utilizar. Sin pretender abarcarlo todo, consigo familiarizarme con los aspectos más básicos al tiempo que evalúo su facilidad de uso.

Seguir leyendo...